Para la gran Chavela Vargas, a 8 años de su partida, y para Miguel Peña y Juan Carlos Allende, sus inseparables Macorinos.

Hoy regresa a los caminos
—desde las noches más largas—
a cantar, Chavela Vargas,
junto con Los Macorinos.
Dios separa unos destinos
y en juntar otros se empeña,
extráñandote, trigueña,
el alma se me desgarra
y hoy te escucho en la guitarra
que hace cantar Miguel Peña.

¡Ay, Chavela! Piensa en Mí
solamente eso te pido;
canta Sombras, Cruz de Olvido,
dime que sigues aquí.
Murmúrame: “Amanecí
en tus brazos”, ven y enciende
la guitarra con su duende
que el tequila yo lo pago,
cántame El Último Trago
junto a Juan Carlos Allende.

Deambula por Las Ciudades
en La Noche de mi Amor,
y Vámonos, por favor,
muy lejos de las crueldades.
Urdamos complicidades
que esta vida es muy cabrona:
si Un Mundo Raro, anfitriona,
Las Simples Cosas descuida;
démosle su bienvenida
con risas a La Llorona.

Desde el día en que te fuiste
el mundo es muy diferente
y hoy se cumple exactamente
un siglo de que naciste.
De gala el mundo se viste
con un gran poncho de lana
y así confirmas, paisana,
lo que ya todos sabemos:
los mexicanos nacemos
donde se nos da la gana.

Brindemos juntos, Chavela,
¡pero que nadie se raje!
esto es más que un homenaje,
a una voz que fue mi escuela.
Con mi décima espinela
fui entretejiendo tu historia,
un siglo de trayectoria
hoy sobre los hombros cargas;
no has muerto, Chavela Vargas,
vives en nuestra memoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s