Gracias Violeta

Tan frágil como un segundo
despacio, por una grieta,
fue germinando Violeta
entre el asfalto del mundo.
Un acto de amor rotundo
como una vela encendida
con su voz de flor herida
nos enseñó que cantar
más que quejarse y llorar
es dar Gracias a la Vida. 


Flor de alterna primavera
anciana de diecisiete
que desafiando al machete
pasaste la vida entera.
Flor de luz, flor verdadera,
paloma de armas tomar,
más que rosas en el mar
nos hacen falta violetas
y que en tierra los poetas
nunca dejen de cantar.

Violeta, hermana menor
en el huerto de los Parra
afíname la guitarra
que desafinó el dolor.
Siembra en mi canto una flor
con más raíces que espinas
dale a la voz campesina
diez surcos y en tu trajín
y haz que se vuelva un jardín
toda América Latina.

Un siglo, como un instante,
es tan sólo un parpadeo
y el mundo con su ajetreo
no repara en lo importante.
Hoy mi rima consonante
le canta a aquella poeta
que pudo con su libreta
darle al dolor un contraste
por todo lo que sembraste
te damos gracias, Violeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s